Publicaron su primer disco homónimo en 2014 y con el dejaron pasmados a todos los que tuvieron la oportunidad de escucharlo o de verles en directo. Más sorprendió que Jazz (18), Carla (17), Leia (14) y Antonio (19) mostraran desparpajo y autenticidad en sus composiciones y que desprendieran tanta calidad como espiritualidad propias de su edad.

El álbum tuvo una gran acogida por parte de la crítica y rápidamente se difundió a través de la red, hasta el punto que a los pocos meses de su salida la banda firma un contrato con la discográfica estadounidense Capture Tracks. Paralelamente el portal de música Pitchfork calificaba dos de las canciones de su álbum de debut “Otitis” y “Silver Gold” como Mejores canciones de Banda Debutante.

Su nuevo trabajo “Sorpresa Familia” (2018) es el más contundente de la banda hasta el momento, con una progresión de sonido mucho más directo y agresivo.

Descaradas, potentes y ruidosas. Sus letras, claras y directas, no dejan pie a la imaginación y nos permiten entrar de lleno en su mundo.

Un tercer disco que recuerda a Fugazi, a Sonic Youth o a Sleater Kinney, pero con carácter propio, auténtico, poético a su manera.

Las veremos el 27 de julio en el escenario Mahou.