Peligro cargado de belleza. Cerebros crepitantes y pletóricos. Misterio bailable.

Estamos en Vigo y es 2017. Los cuatro integrantes de Jay conjuran y construyen su universo, como los delfines de la bahía despliegan su propio lenguaje.

Tras “Vacaciones en Vietnam” (Discos Humeantes, 2013) y “Los colegas no te olvidan” (Discos Humeantes, 2015), Jay ofrecen aquí un elaborado trabajo que los lleva mucho más lejos. Aglutinando sus variadas experiencias y pasiones, en este disco encontramos flamenco, hip hop, destellos tropicales, noise, kosmiche, dub, punk, mucho pop, sampleos luminosos, palmas y tradición. Combinaciones que podrían resultar imposibles pero suenan certeras y más Jay que nunca, siempre desafiantes y felinos.